Saltar al contenido
Aquella Maravillosa Infancia

Una merienda llamada Bollycao, de Panrico

Si en los años 70 la reina incontrovertible de la bollería industrial fue Bimbo, en los años 80 le tocó el turno a Panrico en parte gracias al Bollycao, que ha supuesto un icono para no una generación entera.

Comercializándose aún el día de hoy, para millones de personas el Bollycao no precisa ninguna clase de presentación: un pan tierno con crema de chocolate en su interior que rápidamente se transformó en la versión moderna de la tradicional merienda compuesta por pan y chocolate. “La merienda de una pieza“, como rezaba la propaganda de la temporada.

bollycao-años-80
En bollycao de Panrico, la merienda favorita de los años 80

Comerse un Bollycao en los años 80 era una aventura en el buen sentido de la palabra, puesto que tras sacarlo de su envoltorio era preciso buscar por cuál de sus puntas debíamos comenzar a comerlo. ¿Tenía relevancia esta especie de ritual? En cierta manera, si, puesto que en este aspecto se podían definir 2 clases de personas: las que comenzaban por donde asomaba el chocolate, y las que empezaban por donde no asomaba el chocolate. También existía una tercera clase: aquellos que jamás se acordaban dónde estaba ubicada la mayor parte de chocolate y solo pensaban en hincarle el diente.

En lo que se refiere al producto Bollycao en sí, comentar que nació a inicios de los años 60 de la mano de Panrico. Pero el boom del Bollycao no se produjo hasta entrados los años 80, gracias a las campañas de publicidad de la compañía. Aparte de ofrecerlo en abundantes formatos, como otras muchas empresas de la competencia, Panrico adoptó la estrategia de ofrecer un obsequio dentro del envase.

Sin ningún género de dudas una de las compilaciones más festejadas y recordadas por aquellas personas que consumimos estos panecitos en los años 80 fue Toi, cromos protagonizados por un personaje de color verde bajo el que aparecía un cartel con oraciones tipo “Toi cachas”, “Toi reunido”, “Toi agotao”, entre otros.

cromo-toi-bollycao
Casi más famosos que el propio Bollycao, los cromos del Toi

Algo después la compañía decidió sustituir los cromos por los populares “tazos“, un juego en concepción afín al de las tradicionales chapas si bien llegado al otro lado del Atlántico.

Panrico fue agregando más variaciones al Bollycao. Fue como aparecieron el Bollycao Bombón, el leche, los minis e incluso el tipo nipón inspirado en productos de bollería japonesa. Resulta necesario señalar que esta clase de producto se popularizó en España merced a series de anime y manga.

Aunque si eres de los 80, estarás de acuerdo conmigo que, como el Bollycao clásico y tradicional, ninguno

Configuración