Saltar al contenido
Aquella Maravillosa Infancia

Las notas: la pesadilla de los niños de la EGB

Eran uno de los elementos más importantes de toda nuestra vida escolar; para algunos, incluso suponían una pesadilla. La entrega de los boletines de notas tenía su lado ceremonioso. Normalmente el profesor iba llamando por orden alfabético a los alumnos, que se acercaban hasta su mesa para recoger los boletines.

boletín-notas-egb
Un boletín de notas de la EGB

La forma de evaluación no era numérica. Se evaluaba de la siguiente manera:

  • MD (muy deficiente, entre 0 y 3)
  • I (insuficiente, un 4)
  • S (suficiente, 5)
  • B (bien, 6)
  • N (notable, 7 u 8)
  • SB (sobresaliente, 9 0 10)

Los suspensos iban remarcados en la hoja de calificaciones con un asterisco, para que a los padres no les pasaran desapercibidos.

boletin-egb-notas
Boletín de notas de la EGB, tenía que ir firmado por los padres

En los primeros años de la EGB había cinco evaluaciones, que después pasaban a ser tres. Por cada una de ellas había un boletín de notas, cuyo resguardo teníamos que devolver al colegio firmado por los padres. Resulta curioso ahora, pero en el colegio preferían la firma del padre a la de la madre.