Saltar al contenido
Aquella Maravillosa Infancia

El monopoly

Considerado en la actualidad como uno de los juegos de mesa más famosos de todos los tiempos, el Monopoly es otro de esos recuerdos que viene a la mente cuando uno se pone a pensar en los juguetes de la infancia.

Es nostálgico recordar las tardes y tardes de partidas eternas que pasábamos jugando con los amigos. Era mucho más divertido que una partida rápida al Conecta 4: comprábamos terrenos, especulábamos con ellos, edificábamos una casita… Todo con el fin de arruinar a nuestros contrincantes.

juego monopoly
Interminables partidas de Monopoly… lo que nos ha gustado el dinero desde bien pequeños

No es que importe, pero las reglas reales del Monopoly rara vez se siguieron. Realmente, ¿alguien alguna vez subastó una propiedad en lugar de comprarla?

Sin embargo, este pasatiempo pro-capitalista imperecedero vive en una expansión cada vez mayor: hay versiones oficiales basadas en Juego de Tronos, Star Wars, Fortnite… Hoy en día, incluso se puede solicitar una edición personalizada de Hasbro, con las ubicaciones que tú mismo especifiques (publicaciones favoritas, el lugar donde perdió su virginidad, ya sabes, este tipo de cosas).

También estaban el Palé, “made in Spain”, y el hermano pobre, de Falomir Juegos, que se llamaba Superpoly.

Superpoly, el hemano pobre del monopoly

Quizá no lo sepas, pero cuando Elizabeth J. Phillips ideó a principios del siglo XX lo que años después sería el Monopoly, lo que en realidad pretendía era explicar las teorías económicas sobre el monopolio de las tierras, demostrándo sobre el tablero cómo terratenientes podían enriquecerse fácilmente especulando con rentas.

¿Quieres comprar un Monopoly de estilo antiguo? Date una vuelta por sección de juegos de mesa retro y elige el que más te guste.

Ver más Juegos de mesa de los años 70 y 80

5.0
01