Saltar al contenido
Aquella Maravillosa Infancia

Juguetes de los años 70 y 80 en España

En esta página tienes la oportunidad recordar y comprar esos juguetes retro como los de los años 70 y 80 de España con los que te divertías cuando eras un chaval. Encuentra las mejores ofertas de juguetes como los antiguos y clásicos reeditados de inspiración retro y vintage para todos los gustos.

Las líneas de juguetes de los años 70 y 80 fueron variadas, pero dentro de los límites que establecía el mercado, de ahí que casi todos los niños que nacimos en esos años tengamos similares recuerdos.

Hay momentos en la vida que son especiales

Pasábamos horas resolviendo una y otra vez aquellos rompecabezas de veinte cubos que nos sabíamos de memoria. Cuando llegaba la Navidad, les pedíamos a los Reyes todos los juguetes que anunciaban en la tele: «¡Me lo pido!», «¡Y yo!», «¡Me lo pido!», «¡Yo más!»

Cuando por la mañana corríamos a ver qué nos habían dejado… plof, caíamos en el pozo de la decepción de ese tablero de la oca en el que jugamos la partida de nuestra infancia. Otra vez el Trivio 6000, aquella copia aburrida del Trivial Pursuit.

Los mejores juguetes clásicos de tu niñez

La historia de los niños de los años 70 y 80 con los juguetes viene muy ligada a la tradición de la fiesta de los Reyes Magos. Los juguetes nos llegaban por Reyes, durante el resto del año, casi nadie los esperaba.

Eso hacía más mágina y deseada aquella noche de Reyes. Además, lo de Papá Noel todavía no estaba implantado.

Los niños de los setenta y los ochenta tuvimos la suerte de vivir el boom de la industria juguetera. Atrás quedaban las historias románticas de jugar con cajas, cartones, muñecas de trapo y juguetes estáticos de hojalata.

Tuvimos a nuestro alcance unos ilusionantes catálogos de juegos, eso, si, en donde casi no estaba presente la informática ni la pantalla de un ordenador. Los primeros juegos electrónicos a los que tuvimos acceso estaban en los salones de juegos recreativos, donde las clásicas máquinas de bolas, las Flippers, iban dejando lugar a las máquinas de “marcianitos”, cada vez más complejas, y las de carreras de coches.

Luego salieron al mercado doméstico unas pantallas que eran una especie de juego de tenis, con dos rectángulos a modo de raquetas que se movían en vertical, y con una pelota que cada vez iba más deprisa, a la que teníamos que golpear sin que se nos escapara.

Dando un repaso a aquellos catálogos de juguetes, te encuentras algunos inolvidables como el CineExin, Exin Castillos, Scalextric, Geyper Gol, los juguetes de la Señorita Pepis, el Magia Borrás, el Mago Electrónico, Cheminova, Ibertren, los Clicks de Famobil, Micromachines, el Blandi Blu, los cacharritos de cocina, los coches dirigidos Payá, el Teleskech, y muchos más. Sin duda, todos ellos creaban aficiones y un desarrollo intenso de la imaginación.

Y como no, los juegos de construcción: Tente, Lego, Mecano, Exin Castillos… Todos compartían algo que los hacía atractivos a nuestros ojos: su versatilidad. Cualquier cosa que construyéramos nos servía para jugar con nuestros soldados, nuestras muñecas… Los padres nos los regalaban porque donde había uno parecía que no hubiera niño.

Juguetes que recordarás si eres de los años 70 y 80

Aquí tienes una recopilación de los juguetes que marcaron tu infancia. Seguro que en tu memoria están el Cinexin, Magia Borrás, el Blandi Blub y muchos más.

El Tente de los años 80

Tente salió al mercado durante la Navidad de 1972, convirtiéndose desde ese momento en el juego de construcción de referencia, tanto por su planteamiento como por el interés pedagógico que aportaba.

Con este juego se podía construir un apasionante y completo mundo, estimulando la imaginación y la psicomotricidad de los pequeños. Series como Mar, Astro, Ruta, Scorpion, Aire, Roblock o Titanium formaban un universo de formas y colores, ¡la de cosas que se podían hacer montando una pieza sobre otra!

tente años 80
El Tente, juego de construcción típico de los años 70 y 80

A pesar de que fue creado por Exin para hacer competencia a Lego, se convirtió en el más famoso juego de construcción de España de los años 70 y 80, superando a su antecesor. Exin no solo adaptó adecuadamente la idea inicial a las particularidades del mercado español, sino que también aportó novedades que lo hicieron muy diferente a la idea original, tanto por su aspecto físico como por su planteamiento. Tente tenía varias patentes internacionales que demostraban que poseía muchas más posibilidades de anclaje entre los bloques que las que se podían conseguir con Lego.

juego de construcción tente
El Tente, uno de los clásicos de nuestra infancia

Con el antiguo juego de Tente podías construir un sinfín de estructuras diversas. Había cajitas de muy pocas piezas, y otras para construcciones complejísimas, desde aviones a barcos. Eran unas pequeñas piezas de colores, que se iban encajando unas en otras hasta completar el modelo deseado.

Por cierto, ¿Sabías que los primeros prototipos de piezas estaban montandas al revés (con los salienes hacia abajo) de lo que sería lo normal posteriormente?

Las marionetas de guiñol

Cuentan que un dentista de origen francés tuvo la idea de utilizar un pequeño teatrillo para atraer a sus clientes, usando para sus representaciones figuras realizadas con figuras de trapo que se ponían en las manos a modo de guante, provocando los dedos el movimiento nervioso de la cabeza y brazos del personaje. El éxito fue tal, que el sacamuelas abandonó el oficio de dentista para dedicarse exclusivamente a la representación de marionetas.

marionetas de guante
¿Te acuerdas de las marionetas de guante?

Gracias a su facilidad de uso, con el paso de los años las marionetas de guiñol se convirtieron en un juguete que, además de entretener a pequeños y mayores, resultan ideales para estimular la imaginación de los pequeños.

Lo que me viene a la memoria y me llena de nostalgia de la infancia cuando pienso en las marionetas de guante son las que de pequeños fabricábamos con las cabezas de las muñecas a las que sujetábamos con una goma elástica una especie de saco de tela con unos agujeros a los lados para sacar los dedos. Y luego montábamos un teatrillo con una sábana o manta colgada sobre una cuerda. Y sólo con eso ya teníamos la diversión garantizada durante horas.

Colorines y Luminara

Este juego es uno de los primeros recuerdos infantiles que tengo. Colorines era un juguete instructivo compuesto por un tapiz con agujeros donde se introducían chinchetas de plástico de colores para formar diferentes mosaicos con dibujos, fomentando la creatividad en los niños. Un juego educativo, como se suele decir. Se acompañaba de un catálogo con diferentes diseños que se podían realizar.

Colorines, juego infantil de los años ochenta

Lumirama, otro juguete antiguo de los años 80, tenía un funcionamiento parecido, con la particularidad de que los dibujos creados se iluminaban con llamativas tonalidades, según el color de las chinchetas con que se hubiera creado el diseño. Un efecto que recordaba a los carteles con luces de neón.

luminara
Luminara: el juego de las luces y los colores

Televisión musical eléctrica

Comercializada por FEBER en España, esta fue la primera televisión de los niños de los años 80.

televisión musical eléctrica feber
Televisión musical eléctrica

Estaba orientada a niños de 2 a 6 años. A la vez que sonaba una canción, en la pantalla iban pasando coloridas imágenes de dibujos animados a modo de película.

Jugando a tiendas

Este fue el primer negocio de las niñas de los años ochenta. Los tres elementos principales para jugar a tiendecitas eran: productos alimenticios que imitaran a los reales (ultramarinos, frutas, carne…), una balanza donde pesar las compras y una caja registradora para cobrar.

jugando a tiendas juego antiguo
Jugando a tiendecitas en los años 80

Con ello, eran capaces de montar supermercados con clientes como las Barriguitas, la Barbie o porqué no, la Nancy.

jugando a tiendas
Juguetes antiguos: surtido de productos para jugar a tiendas

En ocasiones, a falta de género para “vender”, se usaban los catálogos de los hipermercados de la época (Pryca y Alcampo), recortando los productos que se anunciaban para colocarlos en las estanterías del particular negocio.

Caja registradora para jugar a tiendas
Caja registradora para jugar a tiendas

Los cacharritos y la cocinita

Este es uno de esos juguetes que a las que fueron niñas en los años 80 les llenará de nostalgia, típico para “jugar a mamás”: platos, tazas, cuberterías, baterías de cocina, todo en tamaño mini. Y la Super Cocina, que en realidad era una miniatura a la que no le faltaba detalle: electromésticos de la época, fregadero, un teléfono de rueda, los armarios…

supercocina de rico
La super cocina de Rico

Ideales para jugar con Las Barriguitas. Claro, que las comidas que se preparaban tenían como ingredientes tierra, agua y poco más… Aunque alguna vez se podía sacar de casa un poco de arroz o un puñado de garbanzos y preparar en la cocinita un plato que casi parecía de verdad.

cacharritos
Cacharritos para jugar con la supercocina

Magia Borrás

Uno de los juguetes clásicos de los años 80, con su varita mágica negra y los extremos blancos. Las presentaciones eran en cajas de diferentes tamaños, numeradas según la cantidad de juegos y la dificultad de los mismos. Tenía juegos como la caja negra con falsa tapa, la caja granate con una moneda oculta en un doble fondo, el huevo hueco, las barajas trucadas… y ¡una varita mágica!

Juego magia borras
Un set de Magia Borrás

Nuestros sueños infantiles al alcance de un simple movimiento de muñeca acompañado del adecuado conjuro: el juguete con el que conseguir todos los juguetes, eso pensábamos los niños de la EGB… ¡Mentira!

De aquella varita con la que imitábamos a Juan Tamariz, lo único que hicimos aparecer fue un pañuelo con el que secar nuestras lágrimas y algún que otro truco con cartas.

El CinExin antiguo

Nuestro primer cine doméstico y cine en color. Se trataba de un sencillo proyector de cine que funcionaba a pilas y con una pequeña manivela. Las películas tenían una aceptable variedad: personajes de Walt Disney, como el Pato Donald o Popeye y la Pantera Rosa.

El cine en casa al alcance de un niño, con películas Super 8: un proyector de carácteristico color naranja y tamaño pequeño con el que los enanos podían ver las aventuras de los personajes de dibujos animados favoritos, muy fácil de usar: el “motor” que hacía avanzar la película era el propio usuario, que decidía si avanzaba, retrocedía, o dejaba inmóvil la imagen. De ahí el tremendo éxito del juguete, ya que su uso implicaba mucho más que apretar un botón: había que interactuar.

Cinexin
En Cinexin antiguo

Las películas para el Cinexin eran unas simples bobinas. Al principio solo estaban disponibles en blanco y negro, dando el salto al color años después. Los personajes eran archiconocidos: la factoría DisneyPopeye, La Pantera Rosa, El gato Félix, El Pájaro Loco, Tom Y Jerry, etc. Y otro detalle especial: la caja era además un accesorio del juego, ya que el anverso se usaba como pantalla de proyección.

Años después llegó el Súper Cinexin y con él la renovación del juguete. Cambió su color a un bonito azul, y su nuevo diseño solucionó muchos problemas de diseño que tenía el anterior proyector. Las nuevas películas se encontraban en una carcasa de plástico, facilitando así su colocación y duración.

Con sólo dos películas de un minuto éramos capaces de pasarnos horas entretenidos: pa’lante, pa’tras, deprisa, despacio, aunque no veas como chupaba pilas el aparatito (y encima eran de las gordas). Quién sabe si alguno de los niños del Cinexin es ahora uno de los mejores directores de cine del mundo.

Primero fue el Cinexin y luego el Super Cinexin

Hoy en día todavía puedes encontrar el Cinexin antiguo de los años 70 y 80 y las películas con las que se hizo popular a buen precio por tiendas online como Ebay. No te quedes con las ganas de volver a disfrutar de este juego de tu infancia. El precio oscila entre los 40 y los 60 euros, y algunos están como si fueran nuevos.

Los juegos de dibujo Geyper

En nuestra infancia, había dos versiones: femeninos y masculinos. El juego consistía en realizar diferentes diseños mediante plantillas intercambiables con relieve. Se elegía la parte superior, la inferior, se ponía una hoja de papel por encima y se pasaba un carboncillo hasta obtener el dibujo.

juego de dibujo diseño de moda
Juegos de dibujo Geyper Diseño de moda

Después los diseños se podían colorear a gusto del creador. Los juegos para chicas eran de moda “Diseño de moda”, “Pequeña Moda”…

juegos de dibujo geyper
El juego Diseño de moda de Geyper de los años 80

Los de chico eran para dibujar superhéroes “Superhombres y monstruos”. La imaginación tenía la palabra. Podías dibujar super-hombres y monstruos o bien combinar las distintas placas para lograr auténticos super-monstruos.

juegos de dibujo de superheroes

Tiempo después apareció un juego parecido un poco más moderno, llamado “La rueda de la moda“. ¿Y lo bien que lo pasábamos jugando a diseñar nuestros propios modelos? En nuestra infancia, un día nos convertíamos en prestigiosos diseñadores y al día siguiente nos pasábamos a la medicina con el juego Operación.

La rueda de la moda

El maquillaje de la Srta. Pepis

Sombra aquí, sombra allá, maquíllate, maquíllate… Este juguete antiguo es otro pequeño recuerdo de mi infancia, los juegos de maquillaje de los años 70 y 80. El primero que tuve fue el de la Señorita Pepis. El rostro era una careta en la que plasmábamos nuestras ansias por ser mayores. Aunque lo cierto es que a veces (muchas veces, para disgusto de nuestras madres), probábamos el colorete y los pintalabios en nuestra propia cara.

maquillaje de la señorita pepis
Maquillaje clásico de la Señorita Pepis

Pero la Señorita Pepis no se limitaba al maquillaje, pues tenía toda una gama de juegos: tricotosa, joyero, maletín de costura, etc. Fueron infinidad de creaciones que a lo largo de muchos años hicieron que las niñas y algún niño aprendieran mientras jugaban.

Los productos de la Señorita Pepis estaban destinados principalmente a las niñas, aunque había también algún juguete para niños, como un juego llamado Construye tu motor. Entre sus creaciones abundaban los costureros, los joyeros y los maletines de bisutería.

También se realizaron juegos de laboratorio, de fabricación de perfumes, o de decoración de ropa, como el famoso Modelflor, que consistía en unas piezas de plástico metalizadas que se engarzaban entre sí para formar vestidos.

juego decoflor
Otro de los juegos de la Señorita Pepis, Decoflor

También había juegos creativos, como el Decoflor, para crear flores, o el Tricomarc o la Tricotosa, para tejer piezas de punto. Hubo incluso un Club de la Señorita Pepis, al cual te podías suscribir.

La línea de juguetes de la Señorita Pepis renovada y modernizada, ahora producida por Diset, sigue teniendo productos en venta en la actualidad. Te mostramos los más interesantes que puedes encontrar en Amazon; el centro de uñas y las mechas de fantasía son algunos de ellos:

Si te decantas por los juguetes de la Srta Pepis antigua, en ebay puedes encontrar algunos productos en venta de segunda mano muy bien conservados.

Los Pinball o Flipper y el milloncete de Airgam

También llamadas “máquinas del millón“. Este juguete tuvo su apogeo durante los años 70, sofisticándose durante los años 80. La gracia estaba en hacer el mayor número posible de puntos para conseguir que se encendiera la luz de partida gratis. El peligro era dar demasiados golpes a la máquina, pues se corría el riesgo de que apareciera la palabra “Falta” y se acabase la partida.

el milloncete
El millocente de Airgam

El milloncete de Airgam fue el más conocido de todos. No era tan emocionante como la máquina del millón del bar, pero servía para matar el gusanillo en casa. Fue todo un éxito de ventas en los años 60, 70 y también en los 80.

Aunque inicialmente se trataba de un juguete bastante sofisticado denominado “Millón Eléctrico”, con el tiempo esta versión se simplificó eliminando los componentes eléctricos. Como bola se utilizaba una canica y había muchos modelos diferentes.

Y hablando de pinball, incluso los más mañosos eran capaces de construir pinballs caseros con una tabla, clavos, pinzas de la ropa y gomas. Hay que ver cómo se agudizaba el ingenio: lo mismo se montaba el juego del millón con 4 cosas, que se organizaba el Tour de Francia con el juego de las chapas.

pinball casero
Un pinball casero, hecho con un tablero, gomas y pinzas

El telesketch, un juguete para dibujar con maña

Mundialmente conocido como Etch A Sketch, el Telesketch de los años 80, era una pizarra mágica con forma de pantalla donde había que dibujar con dos botones: con uno se hacían las rayas horizontales, con el otro las verticales. Para trazar líneas diagonales o líneas curvas había que mover ambos botones a la vez: misión imposible. Se borraba agitándola bocabajo.

Pero, ¿Era realmente mágico este juguete? Si quieres mantener la ilusión, mira ahora mismo hacia otro lado… El telesketch era esencialmente una caja llena de basura industrial, escamas de aluminio para ser más precisos.

Telesketch
El telesketch

En su interior tenía una especie de estilete que se movía al girar dos ruletas exteriores. Este movimiento hacía que se raspase la película de escamas y en la pantalla aparecían las líneas. En resumen, era como raspar el parabrisas del coche.

Con ese mecanismo era muy difícil hacer dibujos en condiciones, tan complicado como sacar un conejo con la barita de Magia Borrás, y con frecuencia lo único que conseguíamos dibujar era una casita con chimenea y algo parecido a árboles a los lados. Una vez que contemplábamos la obra de arte, sacudíamos el invento y el dibujo desaparecía. Si alguien consiguió salir de eso seguro que ahora es ingeniero de la NASA por lo menos.

Una cosa estaba clara: con esta pizarra mágina no había vuelta atrás. Solo podías dibujar una línea única e ininterrumpida. Si te equivocabas, la única salida era borrar el dibujo. ¿Eso dice algo sobre la naturaleza esencialmente transitoria del arte? En realidad, no lo sabemos.

En la actualidad se fabrica uno más moderno con evidentes diferencias llamado New Telesketch. También hay algunos de estilo más clásico y parecido al original, e incluso unos modelos de Etch-A-Sketch en miniatura con licencia oficial que son una monada. Si quieres hacer un regalo chulo y clásico los puedes comprar a través de Amazon:

Exin Basket: La emoción del baloncesto para los niños ochenteros

El Exin Basket era un juego que simulaba una pista de baloncesto, donde había que mover el balón mediante impulsos de aire. Según se indicaba en la propia caja, pretendían que viviéramos toda la emoción del baloncesto en el salón de tu casa.

exin basket
Exin Basket

Apareció en los años 70 viviendo sus mejores momentos en los años 80. Incluso llegó a comercializarse una versión futbolística, el Exin Gol, “el apasionante juego de fútbol en acción”.

juguete exin gol
El Exin Gol, de funcionamiento similar al Exin Basket

Lo cierto es que en el anuncio de televisión parecía más divertido: la pelota de poliespán era difícil controlar y con bastante frecuencia se salía fuera de la cancha si te pasabas apretando el botón.

Juegos de química: Quimicefa y Cheminova

Estos juegos estaban pensados para que los niños pudiéramos comprender mejor la química a base de pequeños experimentos en tubos de ensayo. En los años 80 se popularizaron dos diferentes: el Quimicefa y el Cheminova.

cheminova juego quimica
Un set de cheminova

En el Quimicefa, con un buen repertorio de componentes químicos, unos tubos de ensayo, un quemador de mecha de alcohol y un libro de recetas podíamos hacer cientos de experimentos, desde meter un huevo duro en una botella hasta recrear una erupción volcánica en nuestra habitación. Y aun así, el fabricante aseguraba que los productos eran totalmente inofensivos. ¿Qué insensato dejaría esa bomba en manos de unos niños?

quimicefa juego de química
Otro de los juegos de química: Quimicefa

Por su parte, el Cheminova era la versión “pobre” del Quimicefa, aunque lo cierto es que muchos de nuestros padres ya jugaban con él en los años sesenta. Lo malo es que es que mezclábamos a lo loco y probábamos a ver qué pasaba… y podía pasar de todo, dicho de otro modo, la podíamos liar pardo.

Aunque en la caja decía que no contenían materiales peligrosos, se produjeron varios accidentes por explosiones y quemaduras.

cheminova anuncio antiguo

Uno de los primeros anuncios gráficos del Cheminova, que se muestra en la imagen superior, lo publicitaba como un juego inofensivo para niños de 10 a 16 años. ¿Pensarían lo mismo los publicistas hoy en día?

Hoy en día puedes encontrar algún quimicefa o cheminova antiguo a través de ebay. Con un poco de paciencia podrás hacerte con una buena oferta que te permita volver a tener en caso uno de estos juegos de los años 70 y 80. Si lo que prefieres es comprar a tus hijos un juego de química seguro, actual y moderno a través de Amazon hay varias opciones entre las que puedes elegir. Te mostramos las mejores que hemos encontrado:

Exin Castillos

El juguete que hace historia, según rezaba en la publicidad. Tenía diferentes series: serie azul, blanca, naranja, y con diferentes tamaños dependiendo del número de piezas. La más recordada quizá sea la caja azul alargada y con forma de prisa, con sus ventanas con rejas, su puerta principal, sus figuras, las inconfundibles cúpulas rojas y la base del castillo verde.

El Scalextric

Este juguete había nacido en Inglaterra a finales de los años cincuenta. A España llegó en 1962, de la mano de la empresa Exin. Por un lado, estaban los circuitos, que, aunque fáciles de montar, eran lo más pesado y, por otro, los coches: los primeros modelos eran de Fórmula 1. Luego vendrían otros atractivos modelos como el Aston Martín, Ferrario 250, etc.

Los coches teledirigidos

El tradicional coche por cable era toda una gozada. Te recorrías toda la casa sorteando obstáculos. El cable, que iba unido a la parte trasera del vehículo, se dirigía con un mando que tenía un pequeño volante y dos botones, uno para ir hacia delante, y otro hacia atrás.

Los puzzles

Eran un clásico entre los juegos de los años 70 y 80. Estaban aquellos puzzles de Educa, que contaba con productos que iban desde las 9 piezas hasta las 18.000. Según íbamos creciendo, los niños teníamos la costumbre de pedir siempre puzzles de más piezas, por aquel deseo ingenuo de querer ser mayor, y muchas veces no sabíamos por dónde empezar.

El cubo de Rubik

El rompecabezas más famoso de todos los tiempos no puede faltar entre los recuerdos nostálgicos. Se considera uno de los juguetes imprescindibles para la generación de la EGB y un icono de ella. El cubo mágico de Rubik fue inventado en el año 1974 por un profesor y escultor húngaro del que toma el nombre.

cubo de rubik
Cubo de Rubik en las manos de un niño

Se trata de un ropecabezas mecánico fabricado en plástico, con forma de cubo, del que hay diferentes versiones: desde el más pequeño de 2x2x2, hasta el mayor, de 5x5x5. El más popular de todos es el cubo de 3x3x3. Las caras de cada lado están cubiertas por adhesivos de 6 colores distintos, siendo el objetivo hacer que cada panel se muestre de un único color. Y si es posible, en un tiempo récord.

Juramos que algún día lo completaríamos sin recurrir al truco de cambiar las pegatinas. Eso en el mejor de los casos, porque había algunos que se atrevían a usar un destornillador para montarlo adecuadamente. Nunca es tarde, pues a pesar de sus años no ha pasado de moda, y se han escrito montones de libros con instrucciones para enseñarnos a resolverlo… incomprensibles por otra parte. De hecho, según dicen por ahí, es el juguete más vendido del mundo, incluyendo las imitaciones, que no son pocas… ¿conoces a alguien que tuviera el auténtico cubo de Rubik?

Los puzles tridimensionales se pusieron de moda en los ochenta y no tardó en caer en nuestras manos otro ingenio del profesor Rubik: la serpiente. La gracia consistía en combinar sus veinticuatro prismas en diferentes posiciones para transformarlos en un perro, una cruz, una pelota, una cobra, un rectángulo…

Diferentes diseños con la serpiente de Rubik

Si quieres comprar un cubo de Rubik puedes hacerlo en un solo click a través de Amazon. Mira las mejores ofertas que puedes encontrar:

Aunque si lo que deseas es impresionar a tu familia y a tus amigos haciendo gala de tu destreza resolviendo el cubo de Rubik sosegadamente, lo mejor es que te hagas con alguno de los libros que puedes comprar online. Con ellos podrás conseguir trucos e información de primera mano que solo está en manos de unos pocos para resolver el cubo más famoso del mundo.

Por eso, si quieres librarte de los fracasos a la hora de resolver el cubo de Rubik y presumir delante de tus amigos, te aconsejamos que pruebes alguno de estos libros:

Los cococrash: El rompecabezas de Evaland

Cococrash de Evaland… para que el coco te haga crash (o algo así decía el anuncio). Internacionalmente conocido como Happy Cube, los niños de la EGB nos rompimos la cabeza con él. Un juego abierto a la imaginación. Sin duda, los puzzles para niños fueron muy populares en los años 80.

coco crash happy cube
Los coco-crash o Happy Cube

Se trataba de una colección de 6 módulos de colores diferentes: amarillo, verde, naranja, azul, rojo y morado, compuestos por 6 piezas cada uno de un material parecido a la gomaespuma. Con ellas tenías que montar un cubo encajando las piezas de forma correcta.

Para aumentar la dificultad, había otras posibilidades, como montar un cubo con una pieza de cada color, cubos dobles, triples, un cubo gigante… hasta llegar a conseguir una estrella ensamblando las piezas de los 6 módulos.

cococrash
Los cococrash, de diferente dificultad según el color

Los puzzles laberinto

Eran unos rompecabezas de plástico que se comercializaban en los años 80 de forma cuadrada con 9 piezas móviles que formaban un dibujo. La gracia consistía en que alguien lo deshiciera y tú consiguieras rehacerlo a base de mover las fichas.

puzzles laberinto años 80
Puzzle laberinto de Érase una vez el espacio

Al principio era difícil, pero una vez que cogías el tranquillo ya no tenía mucho misterio. Aún así, podías pasarte horas y horas entretenido con ellos. Había modelos de todos los dibujos de los años 80: Naranjito, el Pato Donald, E.T., Zipi y Zape, Petete…

puzzle laberinto tipo llavero
Puzzle laberinto tipo llavero

Los juegos de bolsillo Geyper

Los juegos de bolsillo Geyper, al igual que los Juegos Reunidos de la misma marca, se hicieron tremendamente populares entre los chavales de los años 80. Su tamaño reducido facilitaba que se pudieran llevar a cualquier sitio, incluso los podías meter en la cartera del cole y sacarlos en el recreo y disfrutar de ellos.

juegos de bolsillo geyper
Juegos de bolsillo Geyper

Había muchos y de muy variadas temáticas: La Pesca, Motocross, La Quiniela… Casi todos los deportes tuvieron su adaptación en estos juegos. Y eran tan diferentes unos de otros que queríamos tenerlos todos. Eran estupendos para pasar los ratos muertos: una caja de plástico de variados colores con tapa transparente, unas cuantas bolitas, un par de botones y, a veces un temporizador a cuerda. Y podíamos pasarnos horas entretenidos con estos pequeños juegos.

Existieron también otros más pequeños todavía, los mini juegos. En la memoria guardo la imagen de uno tipo pinball como el de la fotografía.

mini juegos de bolsillo geyper
Mini juegos de bolsill Geyper

Con la llegada de los videojuegos, estos pequeñines se convirtieron en algo anticuado. Pero la nostalgia, que se apodera de los que ahora tenemos más de 40 años, nos hace percibirlos como un emocionante juguete de los años 80.

Si eres coleccionista o nostálgico y quieres comprar uno de estos maravillosos juguetes ochenteros tienes la oportunidad de hacerlo a través de Ebay. En esta tienda online vas a encontrar los más conocidos juegos de bolsillo Geyper, algunos de ellos en muy buen estado. Haz click aquí para ver los que hay disponibles en este momento.

Feberjuegos magnéticos

La de recuerdos que inundan la mente cuando nos proponemos hacerla trabajar. Se trataba de unos juegos magnéticos de bolsillo de la marca Feber que plegados, tenían la forma y tamaño de una cinta para radiocassette. Fueron muy populares en los años 80 y raro es el niño de aquella época que no tuviera al menos uno.

feberjuegos barbie
Un cassette de Feberjuegos de Barbie

Había diferentes títulos: El juego de la Oca, La Escalera, Drácula, Carrera de Bólidos… Eran estupendos para llevarlos al cole en la cartera y ponerse a jugar en las mañanas lluviosas a la hora del recreo. Y también para los eternos viajes en coche de camino al pueblo en vacaciones.

juegos magnéticos cassette feberjuegos
El juego de Carrera Espacial, de Feber

Los juegos de agua Geyper

En los años 80 los niños nos divertíamos con los juguetes más simples del mundo. En estos juegos de agua de la marca Geyper, el reto consistía en introducir unos aros en un pincho, o en un comecocos… a base de apretar un botón que hacía que los elementos se impulsaran por el agua. Y podíamos pasar horas y horas entretenidos. Todos eran muy similares. La diferencia es que unos tenían bolitas y otros aros.

juegos de agua geyper
La colección de juegos de agua Geyper de los años 80

Había de diferentes tamaños y formatos, incluso unos que eran unos bolígrafos con juego de agua incluido y otros una linterna. Estaban pensados para jugar casi en cualquier sitio… ¡menos en clase de matemáticas, que te los requisaba en profesor!

juego de agua geyper
Este el es juego de agua de Geyper que tuve yo

Seguramente andes buscando un juego de Geyper ochenteros para recordar tu infancia. El mejor sitio donde puedes encontrar estos juguetes retro es Ebay. A través de este enlace puedes ver las mejores ofertas del momento en España.

No obstante, si lo que prefieres es un juego de agua moderno para que se entretengan los peques de la casa, echa un vistazo a estos juegos de agua que hemos encontrado en Amazon:

El Blandi Blub

De todos los productos fabricados por jugueteras en la década de los años 70, seguramente sea el Blandi Blub uno de los más extraños y escatológicos que apareció en el mercado nacional.

¿Para qué demonios servía el Bladiblub? Sin embargo, era uno de los inventos más asquerosamente entretenidos que ha ideado el ser humano. Este, digamos, juguete, se estiraba hasta el infinito, aunque era pringoso, maloliente, viscoso, frío, húmedo, de aspecto desapacible que se deslizaba entre los dedos sin llegar a romperse en pedazos más pequeños (a menos que la masa fuese forzada, claro). Aunque con el tiempo iba quedándose duro, hasta convertirse en un bloque lleno de pelos y otras porquerías.

blandiblub
Un anuncio de Blandi Blub de los años 80

El blandiblup era un artículo sin un fin claramente definido, y la primera utilidad que se le daba era sencillamente la de fastidiar al prójimo, ya fuera lanzando la masa a la víctima, situándola encima de un plato, en un vaso o bien jugueteando con ella entre las manos y agrandando aún más su repulsivo aspecto.

El Slime (nombre original del Blandiblub y que puede traducirse como “moco”), fue lanzado en EEUU a mediados de los años 70 por la multinacional Mattel. La sustancia viscosa se presentaba en un bote de plástico que tenia la apariencia del habitual cubo de basura americano, todo muy descriptivo. A España llegó gracias a la marca Congost, filial de Mattel en la Península Ibérica.

blandi-blup
¿Juguete o moco?

Sin embargo, el Blandiblub tenía un gran problema y es que, si no se guardaba en su envase original y no se hidrataba de manera regular se secaba perdiendo su elasticidad característica. Otra característica negativa del Blandiblub era el hecho de mancharse de manera muy rápida.

En EEUU también fue famosa una versión del Slime de color morado, fabricándose desde entonces en otros colores como el rosa, amarillo, naranja o verde oscuro.

Todavía hoy en día se puede comprar online a través de internet:

Con el Blandi Blub en los años 80 nos pasábamos las horas jugando, cual pelotilla de moco entre los dedos, ¿Por qué a los niños les gustan tanto las cosas escatológicas? Nada podía igualar la alegría de abrir ese bote de plástico por primera vez… ese olor evocador, ese toque pegajoso… Uno de los mayores placeres infantiles.

La botibota del Un, dos, tres

La botibota fue otro de los juegos que se popularizó entre los niños de los 80 gracias al programa Un, dos, tres… responda otra vez. Consistía en un palo de plástico con un aro en un extremo, y en el otro la figura de Botilde (mascota del concurso allá por 1984).

botibota del un dos tres
El juego de la botibota del concurso Un, dos, tres

La gracia consistía en introducir el aro en un pie y hacer girar el artilugio mientras que con el otro pie se debía sortear el obstáculo. Creo recordar que hubo algo de polémica porque los expertos decían que este juguete podía causar lesiones en el tobillo… pero a lo mejor me falla la memoria. Había más artículos de merchandising del programa: el juego de mesa, la hucha de Botilde… ¿A que te llena de nostalgia recordar todos ellos?

¿Te gustaría comprar un botibota moderna? En Amazon puedes encontrar artilugios parecidos para que los peques de la casa se entretengan como lo hacías tú cuando eras niño. Te mostramos las ofertas más interesantes que puedes encontrar online:

EL cuerno del Un, dos, tres

Otro juguete más de merchandising del Un, dos, tres, responda otra vez, el cuerno de habilidad. En esa etapa, la mascota del programa era El Chollo.

cuerno del 1 2 3
El cuerno del Un, dos, tres

Era un artilugio de plástico con un asa, hueco en su interior, con la parte superior bastante más ancha que la inferior. Su mecanismo consistía en introducir una pelotita (o varias para los más atrevidos) en el aparato, en el cuerno, vamos, e irla sacando por el orificio inferior y metiendo por el de arriba sin que se cayera.

Mi récord estaba en… no me acuerdo, pero la muñeca y el brazo se te quedaban destrozados.

La bola loca

La bola loca… como decía el anuncio era el juego loco… loco… del verano. Se trataba de un set compuesto por una pelota y dos palos con una especie de ventosa.

juego bola loca
El juego de la bolaloca

Para sujetar la pelota había que tapar el agujero del palo con el dedo pulgar. Funcionaba como una ventosa. Para soltarla, se levantaba el pulgar de agujero. Se anunciaba para jugar solo o acompañado. Este fue uno de los juguetes habituales de la playa o la piscina en los años 80.

Cartel juego bola loca
Anuncio de la bola loca

El disco chino

El disco chino es un juguete de malabarismo que se hizo popular entre los niños a principios de los años 80. Con canción de Enrique y Ana incluida: “Disco, disco, chino, chino, fino, filipino… es un disco de la china, es el super disco chino…”. Aquí tienes un video nostálgico que lo recuerda:

El objetivo del juego era hacer bailar un platillo de plástico sobre un palo sin que cayera al suelo, y ya si eras bueno, tirarlo al aire, recogerlo al vuelo y seguir bailándolo.

Disco Chino
Enrique y Ana y su disco chino

Todo un juego de circo. Si no has oído hablar de este juguete y del Cinexin, entontes es que no eres de la generación de la EGB.

disco chino
El disco chino, un juguete clásico de los años 80

¿Quieres volver a poner a prueba tu destreza con este juego? Aprovecha la oportunidad de comprarlo online a través de Amazon:

El tambor de detergente: La caja de juguetes de los años 80

Desconocemos a qué madre o padre se le ocurriría la genial idea, el caso es que este simple bote cilíndrico de cartón fue la caja de los juguetes de casi todos los niños de finales de los años 70 y principios de los 80.

tambor detergente juguetes
Un tambor de detergente lleno de piezas de Exin

En los tambores antiguos de Colón y Ariel se amontonaban clicks con todos sus accesorios, canicas, chapas, coches de metal y algún que otro airgamboy que, inevitablemente, salían con olor a detergente.

tambor de detergente para juguetes
Tambor de detergente Colón de los años 70 y 80

Los niños de la EGB no éramos muy ordenados que se diga y, cada vez que decidíamos jugar se organizaba el caos en la habitación. Siempre se nos antojaba el juguete que estaba al fondo del todo, y el tambor al completo era volcado en el suelo para desesperación de nuestros progenitores. Pero ¿y las tardes de diversión que nos pasábamos organizando una ciudad para los clicks? Aunque luego tocaba recoger, eso ya no era tan divertido.

Si eres un nostálgico, también puedes comprar: